var pagina="http://www.asociacioncableatierra.org/"

¿Quiénes somos?

Cable a Tierra se constituye como un espacio de encuentro en donde niñxs, adolescentes y jóvenes se distienden, juegan, crean, aprenden y crecen a través de distintas actividades, con pautas básicas prefijadas y otras construidas conjuntamente.

Es un lugar de referencia tanto para lxs niñxs, adolescentes y jóvenes como para sus familias en donde reciben atención y contención humana. En el mismo se brinda asesoramiento, acompañamiento y seguimiento de las situaciones particulares.

jueves, 21 de junio de 2007

Desde el andén: los chicos contra el SIDA



Cable a Tierra iniciará próximamente un nuevo proyecto para la prevención del SIDA, denominado “Desde el andén”. Esta propuesta tiene por finalidad la promoción de la salud integral de niños/as y adolescentes en situación de calle, a fin de disminuir factores de riesgo en la transmisión de VIH y otras enfermedades de transmisión sexual, a través de prevención específica e inespecífica dirigida a: prácticas de auto-cuidado, salud sexual y reproductiva, violencia física, sexual y psicológica y abuso en el consumo de sustancias tóxicas. Este proyecto se plantea como un proceso de aprendizaje continuo sobre el derecho a la salud con el aumento de una oferta que garantice el acceso a los servicios de salud, acompañando en la atención médica y en la realización de testeos voluntarios a todos aquellos niños/as y adolescentes que lo requieran.
Las organizaciones sociales que participan en este proyecto son, junto a “Cable a Tierra”, el Centro de día “El transformador” y el Grupo de Operadores de calle “Inti huasi”. Las tres son fundadoras de la Red de operadores de calle Zona Oeste, y están integradas a la Red por el Derecho a la Salud de los Chicos del Oeste Dr. Luis Winter, generando desde hace años un espacio para la reflexión en torno a la problemática del VIH con las diferentes instituciones de salud con las que tienen relación.

Un equipo de educadores de calle de las tres organizaciones sociales se vinculará con por lo menos ciento cincuenta niños/as y adolescentes en la calle, en los lugares donde viven y/o buscan recursos, en encuentros breves en los que se trabajará en prevención, incluyendo el reparto de preservativos junto a la explicación del modo de uso. Se realizarán talleres recreativos de murga como estrategia para favorecer la creación de vínculos entre niñas/os y adolescentes y la experimentación de un trabajo en grupo.
Se creará una Consejería social ambulante, que tendrá como función la contención, orientación y acompañamiento de los/as niños/as y adolescentes participantes. Una vez consolidada esta propuesta en calle, la misma funcionará en la sede de las organizaciones.
Se promueve especialmente la multiplicación de la prevención entre pares por medio de doce niños/as y adolescentes que serán capacitados para desempeñar esta función durante los últimos tres meses y medio del proyecto. A estas actividades se sumarán dos adolescentes capacitados en proyectos desarrollados con anterioridad.
En estas actividades de promoción los adolescentes participarán de la planificación, ejecución y evaluación de la tarea, distribuirán folletería (ya diseñada) dirigida a la población objetivo y coordinarán talleres para otros niños/as y adolescentes. Todas las actividades apuntan a la contención, a elevar la autoestima, al desarrollo de las potencialidades, a promover prácticas que alteren la cotidianeidad de la calle, que ayuden a los adolescentes a proyectar un futuro, creando las condiciones necesarias para que las prácticas preventivas y de autocuidado cobren sentido.

Publicar un comentario