var pagina="http://www.asociacioncableatierra.org/"

¿Quiénes somos?

Cable a Tierra se constituye como un espacio de encuentro en donde niñxs, adolescentes y jóvenes se distienden, juegan, crean, aprenden y crecen a través de distintas actividades, con pautas básicas prefijadas y otras construidas conjuntamente.

Es un lugar de referencia tanto para lxs niñxs, adolescentes y jóvenes como para sus familias en donde reciben atención y contención humana. En el mismo se brinda asesoramiento, acompañamiento y seguimiento de las situaciones particulares.

martes, 19 de junio de 2007

NI UN PIBE MENOS

Cable a Tierra participó en la Marcha del Movimiento Nacional de los Chicos del Pueblo, realizada entre el 7 y el 18 de Mayo de 2007. Estos son los postulados difundidos por uno de los representantes del movimiento:

El 7 de mayo pasado cientos de niños y educadores comenzaron en Puerto Iguazú, Misiones, una marcha que recorrió 4600 kilómetros para amanecer pueblos “labrados como la tierra”. Para llegar a Plaza de Mayo el viernes 18, buscando ese latido de cristal que abriga nuestra gente, para terminar con una sociedad que en la mayoría de los casos no da hijos sino hambre, que no da futuro sino Paco.

El hambre avanza sobre nuestros pequeños que titilan en algún rincón del desamparo. El país se desangra en niños. Más de la mitad de nuestros niños menores de 18 años, se encuentran viviendo en la pobreza. Decenas de niños se mueren por día -menores de 5 años- por causa de miseria. Cuando hablamos de mortandad infantil no solamente deberíamos incluir a los pequeños que se lleva la muerte sino también a los niños dañados – para siempre – física, intelectual y emocionalmente antes del nacimiento de las palabras.

El hambre es un crimen que aniquila el prodigio de la vida. Debe ser detenido. Si o si. Porque en nuestro país no faltan riquezas, ni alimentos, ni platos, ni madres, ni médicos, ni maestros, faltan en cambio la voluntad política, la imaginación institucional, la comprensión cultural y las ganas de construir una sociedad de semejantes, para decir trabajo, para cantar infancia, para besar familia.

Sin una infancia sana, amasada y entera es impensable una Argentina mejor. Porque un país que mutila a sus niños es un país que se condena a sí mismo.

En la Marcha de los Chicos del Pueblo nos encontramos para reclamar que no se nos caigan niños “acabaditos de nacer”, para imaginar el amor o cucharitas que revuelvan la taza caliente de la mañana. Sí, juntarnos para diseñar la nueva utopía “airosos como las alas”.

Alberto Morlachetti
Coordinador del Movimiento Nacional de los Chicos del Pueblo

Publicar un comentario